David Márquez en la Red española de teatros, auditorios, circuitos y festivales:

En el pasado fue la gestión cultural intuitiva, en el presente la gestión cultural de contingencias y en el futuro… en el futuro se esperan muchos libros como el que publicaron hace ya unos meses Lluís Bonet y Héctor Schargorodsky que nos ayuden a fundamentar empíricamente y objetivamente nuestras prácticas de gestión cultural.

Estamos ante un libro que, aún teniendo una estructura de manual, no es un manual al uso. Es una consecución muy ordenada de razonamientos, argumentos e ideas extraídas de una comparación exhaustiva de modelos de espacios teatrales. Un libro que supone un hilo argumentativo sobre cómo afrontar la gestión de equipamientos culturales hoy día.

La gestión de teatros: modelos y estrategias para equipamientos culturales es, desde el mismo título, un libro que viaja entre lo concreto de la gestión escénica y la visión amplia de la gestión cultural de cualquier otro equipamiento cultural equiparable. La apertura de foco, para a partir de las artes escénicas abordar problemáticas y reflexiones susceptibles de concernir a otros ámbitos de la cultura, es un posicionamiento analítico pretendidamente estratégico. Las artes escénicas ni son más raras que cualquier otra disciplina artística a la hora de ser gestionadas, ni la gestión de las mismas es tan específica como para aislarla de las innovaciones gerenciales. Y sin embargo las artes escénicas son unas disciplinas tan maduras, que permiten estructurar un acervo que puede ser extrapolable a otros ámbitos culturales.

Ni los conocimientos académicos de Bonet, ni los conocimientos prácticos de Schargorodsky (o a la inversa) podían de manera aislada elaborar un libro tan claro y de fácil lectura. Acostumbrados a libros académicos llenos de citas y de razonamientos enrevesados y de ritmo lento, o acostumbrados también a la frialdad y a la falta de contexto del análisis de casos, parecía faltar un género intermedio. Y aquí es donde encontramos este libro. Juntos, combinando sus lógicas y sus conocimientos, los dos autores han conseguido alumbrar un libro ágil e útil. Ágil porque la escritura no es académica, es una escritura de profesional a profesional. E útil porque sin ser un manual, como hemos advertido antes, está bien nutrido de análisis, reflexiones y una sencilla y eficaz infografía.

Los autores nos quieren llevar hacia una mirada sobre la gestión en artes escénicas en particular, pero sobre la de la cultura en general, que coja algo de distancia sobre nuestras ocupaciones cotidianas. Nos pretenden situar en un lugar donde creen que se ha producido una acumulación de conocimientos y prácticas que nos pueden llevar a elaborar, de manera más empírica, un conocimiento contrastado y práctico sobre lo que es gestionar cultura hoy día. Hay algo de una apuesta clara por una visión aplicada a la cultura de las técnicas gerenciales. Una visión más dulce y próxima quizá, pero, en definitiva, útil y práctica. Se decepcionarán aquellos lectores que busquen en la cultura más política que gestión, pero agradará a aquellos que confían en que la cultura para ser posible, sobre todo ha de seguir creando y mostrando (aunque mejor y más eficientemente). No se trata por tanto de un libro de política cultural, sino de un libro sobre gestión.

Sin embargo, desde el inicio hasta el fantástico epílogo, el libro no rehúye ninguno de los problemas o dilemas a los que se enfrentan las artes escénicas actualmente. El problema de públicos, de financiación, de legitimidad, de representación, de renovación artística… Todos ellos, reconocen los autores, son retos ante los que un buen gestor ha de responder y posicionarse estratégicamente. Para apoyar sus argumentos, a lo largo del libro aparecen diferentes voces de profesionales de la gestión de espacios escénicos tanto de España como de Iberoamérica, que aterrizan en casos concretos las problemáticas analizadas. Un recurso, a voces de profesionales, que sin duda ayuda a acercar teoría y práctica a la realidad. Cuánto tiempo tardarán las páginas de este libro en quedar desactualizadas no lo sabemos. Lo que sí podemos afirmar que estamos ante un libro necesario para entender los retos de gestión cultural de nuestro tiempo.”

David Márquez Martín de la Leona

Analista, consultor y gestor cultural.

21 septiembre 2017

www.etilem.org @david_mml